sábado

EL BARROCO-PROLOGO DE ORFEO (MONTEVERDI)

El Barroco señaló un período de gran desarrollo del arte vocal e instrumental, de obtención de armonías más complejas y mayor profundidad de las formas y el sentimiento. Los reyes, los príncipes y otros miembros de la nobleza trataban de superarse unos a otros por la pompa y la exhibición. Los más acaudalados tenían sus propias orquestas y un compositor residente.
Claudio Monteverdi, Italia [1567-1643], revolucionó el mundo de la música aplicando medios tradicionales a nuevos fines. Considerado uno de los padres del género operístico, fue el responsable de los cambios drásticos que tendrían lugar en la música a partir del 1600. Sus primeras óperas están llenas de artificios, mientras que son más tradicionalistas sus madrigales, motetes y música sacra en general. Su aporte más importante es el llamado stile concitato, esto es, la reproducción realista de batallas y otros escenarios afectivos, que influenciaron a Merulo en Italia y a Schütz en Alemania. Se destacó en el uso de las emociones humanas en música. De su Cremona natal trascendió primero a la corte de Mantua y luego a la capilla de San Marcos en Venecia. Hacia el año 1600 su reputación estaba confirmada pero comenzaron a aparecer críticas a su estilo que subordinó la música al servicio de las palabras.
"Orfeo" es la primera partitura de ópera (entonces llamada "fábula musicada") que ha sobrevivido, habiendo sido estrenada en Mantua en 1607 con libreto de Striggio. Su música mezcla la monodia con el contrapunto del madrigal y la música instrumental, como la que anima los intermedios y los números de ballet. El primer acto es de carácter pastoral e incluye una canción a coro, mientras que en el segundo hay un madrigal. En su instrumentación encontramos dos clavicordios, dos contrabajos, diez violas, dos arpas, dos tiorbas, dos órganos, cuatro trombones y cuatro trompetas, entre otros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada